Archivo | Comunicación y tecnología RSS feed for this section

Las redes sociales: vínculos a distancia

14 Dic

Por: Alejandro Sampedro Mendoza

Ante la emergencia de un nuevo mundo, el cual Jesús Galindo lo denomina como ciberespacio, surgen al mismo tiempo otras maneras de organización y contacto. Un siglo atrás, nadie habría imaginado la posibilidad de comunicación a miles de kilómetros “en tiempo real”. Según Galindo (2001), en este mundo algunos lo viven aparte con nuevas formas y reglas. En efecto, hoy día los cibernautas navegamos por la red conforme a nuestros intereses.

Pero, ¿Qué pasa cuando nos topamos con individuos que comparten inquietudes similares a las de nosotros? Lo más seguro es que empezamos a relacionarnos por medio de las plataformas virtuales para conversar y “ser amigos”. A groso modo esta es la dinámica primitiva con la que funciona eso que llamamos como redes sociales, producto de las TICs. Se trata de estructuras compuestas por personas conectadas por uno o varios tipos de relación con intereses en común (Islas & Ricaurte, 2013).

Experiencia de un acercamiento a las TICs – Investigación

En un artículo titulado TICs y cultura de investigación, expliqué algunos aspectos sobre la práctica que realizamos en el grupo 1701 de la pre-especialidad en investigación y docencia apropósito del uso de estas tecnologías aplicadas a los proceso de investigación. Los resultados nos indicaron la necesidad de su manejo y actitud crítica para la coordinación de acciones. Además, A partir de los resultados que se obtuvieron con respecto a un diagnóstico de la cultura de investigación de algunos especialistas, existen coincidencias en relación con lo planteado por Margarita Maas (2007): hay un bajo nivel de competencia tecnológica y cibercultura@l.

Mencioné también el diseño de sistemas de información electrónicos que nos permitieron la construcción de objetos de estudio por líneas de investigación y que para ello, tuvo que trazarse un proyecto de investigación por cada una. El proyecto que está a cargo de la línea en que trabajo, se titula: Las redes sociales y la formación de vínculos afectivos.
Este planteamiento surgió a partir de un problema práctico detectado en notas periodísticas halladas en la web, las cuales señalan diversos conflictos entre parejas debido al uso de las redes sociales. Una de las notas, se basó en un estudio cuantitativo realizado por la Universidad de Missouri y acusó responsabilizó a Facebook por los problemas en las relaciones amorosas.
Sin embargo, en México solo tres tesis han abordado el proceso del enamoramiento en las redes, aunque ninguna sobre los supuestos malentendidos. Por esta razón, decidí proponer una investigación al respecto. No obstante es posible trazar otros temas que guarden relación con la comunicación y las TICs. Con este fin surgió la línea de investigación en comunicación y tecnología, la cual se enfoca al estudio de los procesos de comunicación que se llevan a cabo a través de los recursos digitales y/o telecomunicaciones.

El contexto que engloba a las tecnologías digitales está constituido por la web, espacios de chat, blogs, audio y vídeo en línea (AMIC, 2013). De esta manera, todas aquellas personas interesadas en estos temas podrán contribuir a la construcción de objetos de estudio bajo esta línea.

Referencias:

Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, (30 de junio, 2013). Recuperado el 01 de octubre del 2013, de: http://www.amicmexico.org/amic/index.php?option=com_content&task=view&id=20&Itemid=40

Galindo, C. L. J. (2001). Redes y comunidades virtuales. Grupo de Acción en Cultura de Investigación. Recuperado el 30 de noviembre del 2013, de: http://www.geocites.com/diplotecnicas/diplomado.htm

González, J.; Amozurrutia, J.; & Maas, M. (2007). Cibercultura e iniciación a la investigación. México: CEIICH, UNAM.

Islas, O. & Ricaurte, P. (2013). Investigar las redes Sociales. Comunicación total en la ubicuidad. México: Razón y Palabra.

Anuncios

TICs y cultura de investigación: experiencia de un acercamiento

5 Dic

RESUMEN

La vinculación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) a los procesos de investigación, hoy día es una necesidad para la gestión del conocimiento científico. En el presente texto, se enunciará su importancia a partir de una experiencia práctica llevada a cabo entre investigadores en formación y especialistas, así como la relevancia de la coordinación de acciones a través de estas tecnologías.

Palabras clave: TICs, Cultura de investigación, coordinación de acciones

Abstract

Linking Information Technology and Communication (ICT) to the research process, it is now a need for the management of scientific knowledge. Herein, shall state its importance from a practical experiment carried out between researchers and specialists in training, and the importance of coordinating actions through these technologies.

Keywords: ICT, Culture research, coordination of actions

Introducción

Gracias a la comunicación sobrevivimos como especie y a través de ella, hemos sido capaces de crear herramientas para la solución de diversos problemas. Al conjunto de estas herramientas, le denominamos tecnología. La tecnología a su vez, modifica en los individuos sus mecanismos de percepción sensorial y transforma los hábitos, la cultura y hasta la conciencia de aquellos (Díaz, 1995).

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) podrían definirse como sistemas y recursos para la elaboración, almacenamiento y difusión digitalizada de la información (Cejas & Picorel, 2009), que a su vez permiten acceder a la información y comunicarse mejor (Echeverría, 2008).

Con el desarrollo de las TICs, las interacciones entre las personas tuvieron otra forma de llevarse a cabo. Son precisamente las encargadas de ofrecer la posibilidad de acceso al mundo creado desde la Sociedad de la Información y han contribuido de manera definitiva a la descentralización de las actividades productivas y a la aparición del llamado “trabajo inmaterial”, que involucra a la manipulación del conocimiento e información (Sandoval, 2007).

De acuerdo con el enunciado anterior, se deduce que la materia prima de estas tecnologías es la información, elemento clave del que se vale la investigación, misma que se trata de un ciclo que consiste en el uso de la información para indagar a partir de lo que se conoce, transformarlo y así generar nuevos tipos de conocimiento.

Conocemos con el objetivo de construir el mundo en que vivimos y en consecuencia actuar sobre él; los modos en que hacemos posible esta actividad, le denominamos como cultura de investigación. No obstante, los fines que ha tenido tal actividad no necesariamente han tenido que ver siempre con aspectos positivos.

Así como lo enuncia Martín Serrano (1991), hay dos enfoques: el saber instrumental y el saber científico. El segundo está orientado a la concientización de las personas sobre su existencia como individuos y a la vez como miembros de un sistema social que funciona a través de las interacciones entre ellos, mientras que el primero tiene como fin el control de estos seres. Tal práctica guarda cierta relación con las TICs, que pareciera ser que presentan características de ambas perspectivas, en cuanto al acceso de la información para la reflexión y para la creación de nuevas conductas.

Por esta razón es necesario vincular la cultura de la investigación con el uso de las TICs, para

hacer saber a la sociedad los problemas que enfrentamos en especie y que de no resolverse, desencadenarían en otros más graves a tal grado de llevarnos a nuestra propia extinción. Sin embargo, debido a la expansión del sistema capitalista, tal objetivo se complica debido a la instrumentalización de los medios y de la propia tecnología.

Metodología

Hasta aquí se ha mencionado la conceptualización de las TICs y de la relevancia de vincularlas con la cultura de investigación. Ahora, corresponde detallar una experiencia llevada a cabo para la práctica de esta propuesta.

Entre los meses de septiembre y noviembre del 2013, en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, el grupo 1701 de la pre-especialidad en Investigación y Docencia en la carrera de Comunicación, llevó a cabo la construcción de un objeto de estudio por líneas de investigación, las cuales fueron:

 Comunicación y cultura

 Comunicación y educación

 Comunicación y género

 Comunicación y participación ciudadana

 Comunicación y sociedad

 Comunicación y tecnología

Para lo que fue necesario elaborar sistemas de información electrónicos haciendo uso de la paquetería básica de la compañía Office. Se utilizó el programa Microsoft Excel y en esta plataforma, se capturó la construcción de objetos de estudio obteniéndose un total de 16, cada uno con cinco versiones diferentes.

Para la comunicación a través de Internet, se creó un grupo virtual en la red social Facebook y de esta manera los autores de los sistemas mantuvieron contacto entre sí. Además, para el almacenamiento y libre acceso a los sistemas

de datos, fue utilizado el software Dropbox. Finalmente, a través de un blog en la Red se publicaron los detalles y estado de cada una de las líneas de investigación.

A mediados de octubre, fue diseñada una actividad para contactar en la red a especialistas relacionados con las líneas publicadas. El objetivo consistía en realizar un diagnóstico sobre la cultura de investigación de esos investigadores en relación con el uso de las TICs. De esta manera, se diseñó una adaptación de la técnica Delphi, que de acuerdo con Garavaliay Gredler (2004) y Landeta (2006), citados en Yáñez & Cuadra (2008); trata de lograr un consenso fiable entre las opiniones de un grupo de expertos, a través de una serie de cuestionarios.

Las entrevistas se llevarían a cabo por medio de las plataformas electrónicas que hacen posible la transferencia de audio y video por Internet. Fueron enviados 30 correos electrónicos en los que se solicitaba la concesión para llevar a cabo esta actividad. 20 especialistas se negaron a colaborar y solo cuatro aceptaron participar, de los cuales, solo tres se presentaron a las entrevistas que fueron programadas de acuerdo a la disposición de su tiempo.

Resultados

Como investigadores en formación, los integrantes del grupo 1701 presentaron al principio del curso algunas limitaciones para la búsqueda de información en la red, debido al desconocimiento de los buscadores especializados. A pesar de la creación del grupo virtual en la red social Facebook, ocurrió una fragmentación entre ellos, lo que complicó sus interacciones, reflejándose en poca o nula comunicación y que repercutió en la administración de

las líneas de investigación, donde en algunos casos quedaron a cargo de una sola persona.

De acuerdo con la información proporcionada por los especialistas entrevistados, ellos coinciden en el uso de los recursos electrónicos para el almacenamiento de datos recopilados. Por otra parte, aceptan la importancia de emplear las TICs para la realización de sus investigaciones, específicamente en la búsqueda de información, aunque todos ellos comunican sus resultados únicamente al concluir el proceso, es decir, al publicar sus respectivos artículos sobre lo investigado.

Discusión

Antoni Brey (2009) denuncia un proceso de individualización que ocurre en la sociedad actual que ha dado como resultado la incapacidad de asumir compromisos de manera colectiva, lo cual se relaciona con la fragmentación ocurrida en el grupo 1701 y que evidencia la imposibilidad de llevar a cabo procesos de investigación de manera aislada. Es imprescindible la participación colectiva para la gestión del conocimiento científico, mismo que culmina con su divulgación; ciencia que no se comunica, es ciencia que no existe.

A partir de los resultados que se obtuvieron con respecto al diagnóstico de la cultura de investigación de algunos especialistas, existen coincidencias en relación con lo planteado por Margarita Maas (2007): hay un bajo nivel de competencia tecnológica y cibercultura@l. Debido a esto, la comunicación

científica presenta rezagos en comparación con otros países, aunque está claro que ese no es el único factor que incide en el problema.

En relación con lo anterior, el campo de la investigación en México actualmente se encuentra marginado. De acuerdo con el Ranking Académico de Universidades del Mundo, 2013 la Universidad Nacional Autónoma de México ocupa el lugar número 151 en cuanto a artículos indexados en el Science Citation Index-expadend y Social Science Citation Index. Y si hablamos del ranking que agrupa a las 400 mejores universidades del mundo en los períodos 2010 y 2013, en ningún lugar figura la UNAM.

A partir de las cifras anteriores, resulta difícil hablar de una cultura de investigación, empezando principalmente por la forma en que es enseñada en las escuelas, lugares en donde predomina un enfoque positivista-empirista, que según este, el conocimiento de la realidad se captura a través de experiencias sensoriales que captamos como irritaciones nerviosas (González, 2007).

De hecho Marta Rizo (2006), explica la necesidad de una pedagogía de la investigación que esté basada en la práctica y no en la mera enseñanza del repertorio teórico de técnicas. Tal práctica implica que los estudiantes se asuman como sujetos constructores de conocimiento; por lo que es necesario un cambio de perspectiva para empezar a desarrollar una adecuada cultura de investigación.

Debido al proceso de globalización, la información en Internet crece de manera vertiginosa en relación con nuestra capacidad de procesarla (Mayos, 2009), y a pesar de que aparentemente vivimos en un mundo hiperconectado, los

resultados de la experiencia ya descrita en este trabajo, nos muestra otra realidad, además de que los vínculos que establecemos con otros individuos se llevan a cabo ahora en un medio artificial que nos permite mantenernos en contacto permanente con otras personas, desconectándonos de la realidad (Brey, 2009).

Por esa razón, no solamente es necesario un desarrollo de habilidades para el manejo de las TICs, sino también de una actitud crítica frente a su operación para la coordinación de acciones. Para Morín (2009), esto es no perder de vista el contexto en el que nos desenvolvemos, además de la enseñanza de la condición humana que no haga de las personas meros objetos mecanizados, sino seres capaces de actuar en su mundo con los otros para el desarrollo y resolución de problemas en conjunto.

De hecho, a eso se refiere Margarita Maas cuando nos habla sobre las Comunidades Emergentes de Conocimiento y el enfoque cibercultur@l que a lo largo de aquel texto se propone, siempre y cuando caigamos en lo que Morín denomina como las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión.

Conclusión

El desarrollo de una cultura de investigación requiere de un cambio en la perspectiva de su enseñanza vinculada a la práctica, desde una mirada hacia el contexto en el que nos desenvolvemos, con el fin de gestionar conocimiento útil para la resolución de los problemas que afectan a un determinado entorno. Tal

objetivo solo será posible si se hace un uso adecuado de las TICs para el establecimiento de acuerdos entre especialistas en la materia.

Además, es importante llevar a cabo procesos de comunicación entre los investigadores en formación, pues mediante las relaciones y el diálogo se eliminan barreras que obstaculizan la coordinación de acciones y permite un flujo continuo de ideas en la construcción de objetos de estudio, en el desarrollo de la investigación y en la propuesta de alternativas de intervención que más adelante, serán vitales en el campo aplicación.

 Alejandro Sampedro Mendoza

sampedro.unam@gmail.com

Licenciatura en Comunicación

Pre-especialidad en Investigación y Docencia

Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Estudios Superiores Acatlán

Referencias consultadas:

 Academic Ranking of World Universities (2013). Recuperado el 24 de septiembre del 2013 de: http://www.shanghairanking.com/

 Brey, A.; Inneraty, D.; & Mayos, G. (2009). La sociedad de la Ignorancia y otros ensayos. Barcelona: Libros infronimia

 Cejas, C. & Picorel, J. TICs: Tecnologías de la información y comunicación. Revista argentina de radiología 2009; 73(2): 205-211

 Díaz, N.B (1995). Nuevas tecnologías informativas. Madrid: UCM

 Echeverría, J. Apropiación social de las tecnologías de la información y comunicación. Revista Iberoamericana de Ciencia, tecnología y Sociedad, 2008; 4(10); 171-182

 González, J.; Amozurrutia, J.; & Maas, M. (2007). Cibercultura e iniciación a la investigación. México: CEIICH, UNAM.

Islas, O. & Ricaurte, P. (2013). Investigar las redes Sociales. Comunicación total en la ubicuidad. México: Razón y Palabra.

 Martín S, M. (1991). Teoría de la comunicación: epistemología y análisis de la referencia. México: FES-Acatlán, UNAM.

 Morín, E. (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Francia: UNESCO

 Sandoval, F. E. A. Cibersocioantropología de comunidades virtuales. Revista argentina de sociología 2007; 5(9): 64-89

 University Rankings (2013). Times Higher Education World University Rankings. Recuperado el 24 de septiembre del 2013 de: http://www.timeshighereducation.co.uk/world-university-rankings/

¿Comunicación mediada por computadora?

29 Oct

Hace una semana comenzó a hablarse del impacto que ha tenido el desarrollo de las Tecnologías de la Información y Comunicación en los individuos. De hecho, se llevó a cabo una actividad para aprovechar las ventajas que (supuestamente) nos ofrece la Comunicación Mediada por Computadora*.

El ejercicio consistió en contactar a través del correo electrónico a por lo menos cinco investigadores relacionados con las líneas de investigación que aparecen en este blog, para solicitarles que nos concedieran una entrevista virtual. El objetivo de tal diálogo consistía en conocer cómo llevan a cabo sus procesos de investigación.

Fueron enviados aproximadamente 30 correos, de los cuales en una semana hubo respuesta de por lo menos 20 y solo cuatro de los investigadores, aceptaron la entrevista a través de las plataformas que permiten realizar videollamadas.

La mayoría de los especialistas que rechazaron la propuesta, argumentaron que su agenda estaba totalmente llena, aunque otros pocos solicitaron realizar la actividad de manera presencial.

Con solo cuatro entrevistas de treinta solicitudes hechas, los compañeros responsables de los temas presentados en este espacio, reflexionamos sobre las posibilidades de coordinar acciones a través de la Comunicación Mediada por Computadora y  que, desafortunadamente para los propósitos de este ejercicio, fueron escasas.

Habría que re-pensar en el diseño de otras estrategias que nos permitan establecer contacto con expertos en materia de nuestras líneas de investigación a través estas  tecnologías que, en teoría, posibilitan la comunicación a distancia, pues nos permiten superar las barreras que nos mantienen aislados con respecto al resto del mundo.

*El término es empleado por Margarita Maas en Cultura de Comunicación, abordado en  la obra Cibercultur@ e iniciación a la investigación.

Alejandro Sampedro Mendoza

Interacciones postmodernas

22 Oct

A través del tiempo, los seres humanos han revolucionado la manera en que se relacionan y llevan a cabo sus procesos de comunicación. El lenguaje nos llevo a nombrar eso que llamamos realidad y a la vez permitió el desarrollo de la cultura, que estructura nuestras diversas formas de concepción de la realidad y en función de ello organizamos nuestras interacciones con los otros mediante el diálogo.

Sin embargo, con el desarrollo de las Tecnologías de la Información y Comunicación ha cambiado radicalmente la manera en que interactuamos con las personas. David Caldevilla en su artículo Las Redes Sociales, tipología, uso y consumo de las redes 2.0 en las ociedad digital actual, nos  enuncia por lo menos cuatro funciones de las redes sociales, entre ellas, una que está relacionada con la pertinencia de este tema: la creación de  nuevas amistades.

De acuerdo con lo anterior, es común toparnos con conocidos que en la red social de su preferencia, tienen agregados a la escasa cantidad de 3 mil contactos y a la hora de preguntarles a cuántos de ellos conocen, se encojan de hombros y nos respondan que a menos de cinco, lo cual podría llevarnos a sospechar que esta lógica de la colección de contactos está basada en una interacción superflua a distancia o en la incapacidad, de socializar en la vida real que tienen nuestros conocidos.

Además de estos aspectos, las redes sociales también han modificado nuestras formas de percepción de la realidad. Jesús Galindo en El nuevo nicho civilizatorio del ciberespacio, se refiere a Facebook como un espacio cuyo eje conceptual se basa en una cultura del entretenimiento, de lo fácil, divertido y accesible; un ejemplo claro del desarrollo cibercultural que se ha extendido a lo largo del mundo y permea las actividades en el ciberespacio de las personas, especialmente de los jóvenes.

Hasta aquí se han descrito algunas de las características que poseen esas plataformas destinadas a la interacción en el ciberespacio y de cómo han modificado nuestras formas de percepción. No obstante, nos queda una cuestión que debemos reflexionar y que a partir de ella, ha surgido el tema de investigación que está fincado en la línea de Comunicación y Tecnología: ¿Cómo han repercutido las redes sociales en nuestra vida cotidiana? Pregunta que será resuelta a lo largo del desarrollo de este blog.

Alejandro Sampedro Mendoza

Comunicación y Tecnología

16 Oct

ticsDe acuerdo con el grupo de trabajo de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, se enfoca al estudio de las tecnologías sustentadas en la conjunción de los recursos digitales y las telecomunicaciones que permiten propagar, almacenar, compartir y modificar contenidos tanto en medios de comunicación de masas como en medios de menor alcance.

Retomando este último punto, las redes sociales virtuales podrían considerarse como los nuevos medios de comunicación, ya que son estructuras compuestas por personas conectadas por uno o varios tipos de relación con intereses en común (Islas & Ricaurte, 2013).

El contexto que engloba a las tecnologías digitales está constituido por la sociedad de la información y la web, como los espacios de chat, blogs, audio y video en línea, así como otras cuestiones de cibercultura.

Referencias:

Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, (30 de junio, 2013). Recuperada el 01 de octubre del 2013. Disponible en:

http://www.amicmexico.org/amic/index.php?option=com_content&task=view&id=20&Itemid=40

Islas, O. & Ricaurte, P. (coords). (2013). Investigar las redes sociales. Comunicación total en la Ubicuidad. México: Razón y Palabra.

Alejandro Sampedro Mendoza